… Y Santi la lió.

He leido con interés, y sorpresa creciente, la polémica sobre las declaraciones de Santi Santamaria en prensa. Debo decir que me han sorprendido sobremanera. ¿Como es posible que alguién afirme, seriamente, que unas declaraciones, una opinión inciden, negativamente, en la imagen de nuestra cocina en el mundo?, ¿alguién lo cree realmente?. Si es así, deberían volver a pensar en que se basa nuestra imagen, tan debil y fragil que no soporta la crítica ni puede exponerse al escrutinio. Si así fuese, nadie podría opinar en contra de la mayoría, nadie tendría el derecho a discrepar y el pensamiento único sería el válido y permisible.
El ataque unitario y furibundo del resto de la profesión, de sus colegas, me hace pensar que, a lo mejor, algo de razón hay. Probablemente no en el uso de la metilcelulosa o los conservantes y productos químicos, sino en el fondo de la cuestión: “la puta pela” y el “todo vale”. Estamos haciendo de la cocina, de un tipo de cocina, un artículo de lujo, un objeto de deseo, mayor cuanto más inalcanzable. Más deseable a medida que sabemos que no podemos accederla.
Desde este punto de vista creo que Santamaría tiene razón. Se encuentra en la cocina y la comida una excusa, otra más, para hacernos saber que el éxito, la sabiduria, el reconocimiento social se apoyan en tener y disfrutar de todo aquello que no es común. Visitar y contar que hemos estado, y disfrutado, de aquello que los demás sólo desean nos hace sentir mejor y mejores.
Si es así, Santi tiene razón, pese a quién pese.
Anuncios

Un comentario en “… Y Santi la lió.

  1. No puedo resistirme, me comentó a mi mismo.
     
    … Está demostrado, por activa y por pasiva, por delante y por detrás, por arriba y por abajo y por ambas bandas. Santi era el malo y Ferran el bueno, uno quería trepar a costa del otro. El uno quería alcanzar más estrellas a costa de desprestigiar la cocina "tecnoemocional" de aquel.
     
    Ya sólo resta detraer, restar, quitar uno, dos, tres, todas las estrellas del neumático a Santi. Mejor aún quitamos todas las estrellas a Santi y, como compensación, se las damos a Ferran, de esta forma nuestro universal cocinero tendrá más estrellas en un único local que nadie del universo "Michelin"… es justo. Justa compensación a las fatigas que ha sufrido en estos días, justa compensación a su humilde silencia, han sido otros los que han defendido su honor y quehacer, otros han tenido que lidiar con las mentiras y la envidia del colega que, en reciprocidad, debería ser expulsado para siempre del exclusivo Olimpo "tecnoemocional".
     
    Justicia poética, culinaria tal vez, Santamaria fuera del Olimpo… sin estrellas ya, Adria reinando con 9 estrellas sobre el resto de los semidioses y heroes de este particular Valhala… los demás podremos mirar, elevando la vista, al cielo inalcanzable y rutilante de estrellas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s