Aquí me hallo, compuesto y sin mi blanca reina; todas mis tropas derrotadas o desperdigadas. Abatida mi hermosa caballería, caídas mis antes majestuosas torres, masacrada la muy fiel infantería y perdidos los alféreces. Sólo cuatro pobres peones me guardan, insuficientes para enfrentar las negras figuras que me acechan.

Mi vida en un jaque que se pronto será mate.

“Si aceptas la derrota y el desastre puedes jugar; solo entonces tendrás oportunidad de ganar”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .