Caronte

No hay monedas para el barquero, nadie cruza ya esta laguna.

Encontramos el elixir en el filo de un bisturí. Resultó ser de la eterna vejez.