Aire (αέρα)

Aire (αέρα)

Brisa, tempestad, calma. Mil nombres inventados para la misma esencia.

Céfiro, Bóreas, Argestes, Euros, Notos. Tifón, dioses todos, imaginados para brindar existencia al movimiento.

Motor impetuoso cuando se agita. Cuando cesa, sosiego y reposo.

Susurro entre la hojas, grito en la garganta, leve soplo en el adios.

Anuncios

Reflejo

DestacadoReflejo

Seremos entonces irreales frutos de la imaginación, reflejos deformados de mil realidades.

No somos pues lo que aprendimos, si acaso más semejantes a lo que olvidamos. Ni lo que deseamos, aún menos a todo lo que soñamos.

No somos lo que decimos, más bien todo aquello que callamos. Ni lo poco que mostramos, antes lo mucho que nos esforzamos por ocultar.

No somos nuestras acciones, más notables son siempre las omisiones. Ni aquello que enfrentamos, de lo que escapamos nos muestra mejor.

A fuerza de espejarnos, sólo queda la imagen que reflejada.

Fuego (Φωτιά) – Elementos (στοιχεία) I

Fuego (Φωτιά) – Elementos (στοιχεία) I

Nos temieron hasta que aprendieron a encerrarnos, nadie se asusta de lo que puede guardar en una estufa o un mechero. Aquello que calienta sus pies como lo hace un perro fiel o enciende sus cigarrillos.

Eones de libertad olvidados en esta jaula de feo diseño.

Creyentes

Creyentes

IMG_20190331_095035_023.jpg

Inventamos los dioses para explicar lo inaprensible, pero acabamos creyendo que nuestro invento nos imaginó. Todo es así más sencillo. Creyendo. Hay así una respuesta y una razón para todo aquello que de otra forma no resulta imposible. Lo mismo da si es en la vida eterna y el paraiso o que los buenos van al cielo y los malos se abrasan en el infierno. Resulta así que el universo puede ser el sueño de Brahma. O la tortilla existir sólo si se elabora con cebolla.

A cambio, protección y certeza, no hay dudas, pase lo que pase estarás a salvo entre los elegidos. Al otro lado espera la incertidumbre, no saber si tu próxima acción es correcta, o errada y tendrás que evitarla. Es asomarse a la tierra como quién mira la posesión que le pertenece por herencia o mirar el cielo sabiendo que es hermoso a pesar de su vacio.

Tranquila esclavitud o solitaria libertad.

Ilusión

Ilusión

IMG_20190324_100359_897.jpg

—¡Es increible, parece tan real!

—¿Que eran mamá?, ¿donde vivían?, ¿eran tan grandes?, ¿que comían?

—Ballenas las llamaban, creo que en el mar; probablemente hija mía, en el cartel pone a escala real. No lo se niña, no lo pone en el folleto.

—Ponté ahí, a su lado y te sacaré una foto ¡No toques que puede romperse y nos reñirán!

Pérdidas

Pérdidas

FB_IMG_1552155967424.jpg

En un momento nos acompaña, al siguiente ya no está. Quedamos solos y abandonados en nuestro cochecito. El desamparado, perdido y asustado en la acera. Pequeños y sometidos a los designios de otros no podemos volver a rescatarlo. Son nuestros padres los que deciden no llegar tarde a la guardería a cambio de un objeto, ese que para nosotros es imprescindible e incondicional y para ellos sólo uno más.

Clavado en nuestra memoria empezaremos así el aprendizaje, ese que nos enseña que el camino que nos toca recorrer está jalonado de pérdidas: amores, sueños, ilusiones, amigos, familiares, adversarios. Terribles todas ellas, pero la mayor durante mucho tiempo será sin duda la de nuestro primer peluche extraviado.