Tierra (Γη)

Tierra (Γη)

Inmovil, segura, fiable. El lugar donde construir.

Reposo al final de la jornada; al término del viaje, reposo final y eterno.

Inmutable, preciada posesión expoliada, eterna razón para matar o morir.

Anuncios

Esperanza

Esperanza

No hay peces aquí, no se puede nadar en el hueco de una escalera.

Ni pájaros, no es posible volar.

Y a pesar de todo, alguno todavía lo intenta.

Creyentes

Creyentes

IMG_20190331_095035_023.jpg

Inventamos los dioses para explicar lo inaprensible, pero acabamos creyendo que nuestro invento nos imaginó. Todo es así más sencillo. Creyendo. Hay así una respuesta y una razón para todo aquello que de otra forma no resulta imposible. Lo mismo da si es en la vida eterna y el paraiso o que los buenos van al cielo y los malos se abrasan en el infierno. Resulta así que el universo puede ser el sueño de Brahma. O la tortilla existir sólo si se elabora con cebolla.

A cambio, protección y certeza, no hay dudas, pase lo que pase estarás a salvo entre los elegidos. Al otro lado espera la incertidumbre, no saber si tu próxima acción es correcta, o errada y tendrás que evitarla. Es asomarse a la tierra como quién mira la posesión que le pertenece por herencia o mirar el cielo sabiendo que es hermoso a pesar de su vacio.

Tranquila esclavitud o solitaria libertad.

Ilusión

Ilusión

IMG_20190324_100359_897.jpg

—¡Es increible, parece tan real!

—¿Que eran mamá?, ¿donde vivían?, ¿eran tan grandes?, ¿que comían?

—Ballenas las llamaban, creo que en el mar; probablemente hija mía, en el cartel pone a escala real. No lo se niña, no lo pone en el folleto.

—Ponté ahí, a su lado y te sacaré una foto ¡No toques que puede romperse y nos reñirán!

Pérdidas

DestacadoPérdidas

FB_IMG_1552155967424.jpg

En un momento nos acompaña, al siguiente ya no está. Quedamos solos y abandonados en nuestro cochecito. El desamparado, perdido y asustado en la acera. Pequeños y sometidos a los designios de otros no podemos volver a rescatarlo. Son nuestros padres los que deciden no llegar tarde a la guardería a cambio de un objeto, ese que para nosotros es imprescindible e incondicional y para ellos sólo uno más.

Clavado en nuestra memoria empezaremos así el aprendizaje, ese que nos enseña que el camino que nos toca recorrer está jalonado de pérdidas: amores, sueños, ilusiones, amigos, familiares, adversarios. Terribles todas ellas, pero la mayor durante mucho tiempo será sin duda la de nuestro primer peluche extraviado.